• Jan 14, 16
  • mariadosel
  • 1 Comentarios

En la primavera del 2014 Ana me llamó desde Mexico para decirme que venía el día 11 de Agosto a Santiago. Lo recuerdo porque interrumpí mis vacaciones en la playa para poder atenderlas. Con su hija Ana habían volado el día anterior a Santiago para elegir y encargar la mantilla para la boda.
Anoche recibí un precioso mensaje de Ana en el que me contaba que desde el 2010 , año en el que conocieron la tienda, su hija aseguró que si algún dia se casaba vendría a esta tienda a comprarla. Ver a Ana tan guapa y sobre todo que compartan conmigo un día tan especial me emociona y me hace ser consciente de lo afortunada que soy cada día con mi trabajo.
¡Que empieze ahora otra segunda etapa más felíz de vuestra vida!