• Jul 30, 20
  • mariadosel
  • 0 Comentarios

Isabel y su hija Paloma  me han hecho hoy una visita inesperada, me distancié y le pedí que se quitase la mascarilla para ver su cara, no la había vuelto a ver desde que hicimos el vestido y la capota de su primera comunión. Sigue con la misma maravillosa sonrisa , una modelo de excepción...  los pendientes de plata diseñados por Chusca, y el chal verde y arena tejido por Ana fueron las piezas elegidas, para la ropita de bebé habrá que esperar un poquito más ...
Gracias Isabel por tu fidelidad y cariño y a ti Paloma, como me ha gustado verte , sentí la ausencia de  Sofía, no olvides traerla cuando vuelva...
Felíz verano!