• Jun 11, 20
  • mariadosel
  • 0 Comentarios

Nunca Dosel había estado cerrado en sus casi 32 años de vida, esta vez hemos reabierto con una extraña sensación de temor e incertidumbre. Nos estábais esperando con una amplia sonrisa de bienvenida, no imaginais cuanto nos han estimulado vuestras muestras de afecto y la ilusión que nos hace personalizar cada uno de vuestros regalos. 
Un inmenso agradecimiento por vuestra fidelidad y ánimo nos obliga a intentar ser cada día un poco mejores.